Ir al contenido principal

Curso de Marketing Marketing como batalla de productos frente a

 


Curso de Marketing
Marketing como batalla de productos frente a Marketing como batalla de
percepciones:
El valor de un producto es un juicio mental perceptivo, por lo tanto depende
de la cabeza en que se desarrolla dicho juicio mental y de la percepción del
sujeto frente al producto o servicio.
Quiere esto decir que el valor es algo que una mente otorga al producto o
servicio en función de atributos percibidos. Por tanto la misma realidad
objetiva enfrentada a dos mentes distintas, pueden dar lugar a juicios de valor
que pueden ser parecidos, parcialmente dispares o incluso radicalmente distintos.
La percepción del consumidor de Fabada Asturiana en bote, puede ser:
a) Un horror si es un asturiano purista.
b) La posibilidad de comer caliente y salir del paso si es alguien que no quiere,
no sabe, o no puede guisar aunque le gusten los sabores caseros.
c) Para quien no ha estado nunca en Asturias puede ser un deleite.
No existe una realidad objetiva. En la cabeza de los individuos lo
trascendental es la percepción y no existen dos percepciones iguales.
Los buenos productos son portadores de determinados atributos de valor para
un determinado número de individuos (que deben ser suficientes para hacer
rentable el negocio). Esta verdad objetiva solo es importante si se traduce en
algo que los clientes tengan asentado en la cabeza.
La verdad objetiva de los atributos de valor del producto o servicio
debe traducirse en verdad percibida por el cliente
Publicidad frente a Personalidad pública: Existen autores que opinan que la
decisión más importante que se toma en Marketing es ponerle nombre a una
empresa o un producto.
En un folleto de Johnson&Johnson se dice: “El nombre de nuestra compañía
y su marca registrada son con diferencia nuestro activo más valioso”.
Fuente: GÚIA DE APOYO AL EMPRENDEDOR
“CURSO DE MARKETING ”
CEEI Ciudad Real

Entradas populares de este blog

Glosario escultura Pasta: masa moldeable

Glosario escultura

Pasta: masa moldeable, hecha con una materia cualquiera, particularmente oro o plata, fundido y sin labrar.Piedra: Es un material cuyo uso ha estado presente desde la arquitectura primitiva de la humanidad, existiendo estructuras que desde esa época se asocian a la escultura. Existen tres tipos de piedra los cuales aportan distintas calidades al trabajo escultórico y que son las rocas ígneas, sedimentarias y metamórficas (2).

Plomo: Metal utilizado en esculturas de jardín, fuentes y detalles arquitectónicos que al oxidarse adquiere un color gris oscuro. Es útil en vaciados pequeños (2).

Resinas y plásticos reforzados con fibra de vidrio: A partir de los años 50 del siglo XX se utilizaron para vaciados y han sido de uso menos frecuente en escultura. La resina es un subproducto del petróleo (2).

Santos de botella o botellas coloniales: Tríptico de madera que posee en su interior figuras talladas y policromadas relativas a la iconografía religiosa. Sus alas conectadas…